top of page

Una nueva casa de formación...


Ya casi se cumple un año de que iniciamos el proyecto de casa Dufault, aún recuerdo el mes de junio del 2022 cuando solíamos venir a empacar libros, resanar y pintar paredes con la ilusión de ver una casa lista para recibir a nuevos jóvenes con inquietud vocacional. Los trabajos de mantenimiento y remodelación siguen su curso, pareciera un "cuento de nunca acabar". Sin embargo, en agosto del 2022 ya era tiempo de abrir las puertas para iniciar el proceso de formación con nuevos candidatos.

El P. Roberto, quien sería el primer formador de los nuevos jóvenes se transfirió unas semanas antes de la apertura oficial para continuar vigilando la obra de remodelación. Pocos días después se me dio la noticia de que yo estaba asignado a vivir en casa Dufault. El 12 de agosto me transferí, y en ese mismo día llegaron los candidatos.


Finalmente, la apertura de la casa y el inicio del proceso de formación se volvió oficial con la celebración eucarística presidida por el P. Miguel Díaz, quien estaba de visita en nuestra región de México. Durante la homilía, el P. Miguel mencionó algunas características del P. Willfrid Dufault invitándonos a estudiar más su vida y seguir su ejemplo en la vida fraterna.

El oratorio aun no estaba listo, las velas habían sido recién encendidas y los floreros improvisados, pero lo más importante era dar gracias a Dios porque estábamos iniciando una obra que es signo de esperanza para la Asunción en México.

Como comúnmente decimos: el tiempo se fue volando; y llegó diciembre, fecha de vacaciones y dar inicio a nuevos procesos. La pequeña casa Dufault fue adoptando vida y se mantiene con dinamismo entre nuestras actividades, el apostolado en las parroquias de san Andrés Totoltepec y de la Emperatriz de América, los estudios de los aspirantes en casa, así como al INTER (Instituto Interreligioso de Formación).

Posteriormente, en febrero del 2023 hubo algunos cambios para nuestra región con nuevos párrocos, nuevos formadores y con ello, nuevo formador en casa Dufault: el P. Sébastien Bangandu. Hasta la fecha continuamos con el entusiasmo de seguir trabajando por las vocaciones asuncionistas en México e ir consolidando una comunidad al servicio del Reino.

Me agrada la idea de que más de dos hermanos nos involucramos en hacer posible la reapertura de una casa de formación. Es un esfuerzo que no lo hace uno solo, sino juntos, como comunidad.

Mientras meditaba acerca de ese evento, vino a mi mente la pregunta que hace el P. d'Alzon en el Directorio: ¿es Jesucristo mi todo?, para mí, esta pregunta me ayuda a tener presente nuestro objetivo: servir en la formación y en el mantenimiento de la casa, pero, sobre todo, esforzarnos por acrecentar el Reino de Dios en nosotros y al rededor nuestro.

Hno Rafael Huerta Ramos, a.a.



399 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page